Todos tenemos un papá y una mamá

Siempre hemos escuchado y leído que para que un ser humano se forme tienen que existir un padre y una madre. Aparentemente todos (as) estamos claros con respecto a este asunto, pero muchos niños, niñas, adolescentes e incluso adultos carecen de una imagen interna de que poseen dos padres, es decir, dos partes dentro de ellos.

Cuando en nuestras consultas, talleres, charlas y demás actividades de Escuelas para Crecer en Familia, abordamos el tema del reconocimiento y la función de los padres, generalmente ocurre una resistencia, pues las personas asistentes consideran que si papá y/o mamá han fallecido, se han ido o han abandonado su responsabilidad, pierden inmediatamente su lugar dentro de la familia, quedando un vacío que puede ser ocupado a la larga o inmediatamente por otra persona. Esta “sustitución” puede darse de la siguiente manera: a) la misma mamá que dice:”yo soy madre y padre”; b) uno o ambos abuelos; c) la nueva pareja de papá o mamá; d) un hijo o una hija; e) las parejas de estos hijos (as) cuando crecen.

En los sistemas humanos se encuentran tres leyes que juntas constituyen lo que Bert Hellinger, creador de la terapia Constelaciones Familiares (Alemania, 1925) denominó LOS ORDENES DEL AMOR.

 

¿En qué consiste la primera ley?

En la primera ley se dice que cada miembro de la FAMILIA pertenece a la FAMILIA, independientemente de lo que él o ella hayan hecho o dejado de hacer con su vida. Esto significa que ese sistema al cual ESTAMOS Y ESTAREMOS VINCULADOS, no acepta que sus miembros sean excluidos, olvidados o despreciados, pues su objetivo es velar por su integración o unidad a través de una fuerza de conservación que es su propia conciencia. Si un padre abandona a su hijo o hija, aunque no esté físicamente, siempre será el padre y tendrá ese lugar en la familia. Nadie jamás podrá sustituirlo. Si la madre sola se ocupa de la crianza y educación del hijo (a), debe reconocer y respetar la figura del padre, pues gracias a él, ese hijo (a) vino a la vida. De esa manera, le estará permitiendo que lo haga diferente.

 

¿Cómo funciona esa conciencia?

Si un miembro de la familia queda excluido en una generación, será incluido por otro miembro de la siguiente generación quien retoma el asunto que quedó pendiente. De forma inconsciente se identifica con la persona excluida y acaba reviviendo, sintiendo y actuando el destino de aquel antepasado. Este es el origen de las repeticiones de destinos en las familias. La abuela materna fue duramente criticada pues se embarazó de otro hombre que no era su esposo. Esto se mantuvo en secreto hasta su muerte, pero la hija al enterarse, se llena de mucho dolor. Jamás supo la identidad de su verdadero padre. Ahora, la nieta se siente muy triste porque su papá biológico la niega y pone en duda su paternidad.

 

¿Qué dice la segunda ley de los Órdenes del Amor?

La segunda ley se refiere al orden que hay en la familia. Ese orden tiene que ver con los que han venido antes y los que han llegado después a la vida.

 

¿En un sistema familiar quiénes tienen más derechos?

A nivel individual tiene más derechos el que estuvo primero: a) La pareja antes que los hijos (as); b) los hermanos (as) mayores antes que los menores; c) la conciencia familiar también incluye a los niños (as) fallecidos durante el embarazo y aquellos que murieron temprano; d) además deben tomarse en cuenta las parejas significativas (previas) a la unión cuya experiencia permitió el movimiento y la creación de un nuevo sistema familiar; e) debemos incluir a las personas que causaron beneficios o daños a la familia.

 

A nivel de sistemas, el actual tiene prioridad sobre la familia de origen. Esto significa que debemos darle más importancia y dedicarle más atención a la pareja y a los hijos (as) que a los padres y hermanos (as), pues de lo contrario difícilmente se consolidará esta nueva familia.

 

¿Qué sucede si yo no respeto ese orden en mi familia?

Si no estamos atentos y vamos en contra de los órdenes del amor, tenemos la sensación de que vivimos la vida de otra persona de nuestro sistema familiar. La persona que tenga excluida a su mamá, no puede amar a ninguna otra persona, tampoco a su pareja ni a sus propios hijos (as), pues el gran amor comienza con la madre.

Muchas veces las relaciones con la madre están bloqueadas porque nos hemos creado expectativas con respecto a ella que van más allá de lo que pueda esperarse de un ser humano. Dice Bert Hellinger que si los padres fueran perfectos, si la madre fuera ideal, nosotros no seríamos capaces de vivir, y no tendríamos fuerza.”Somos capaces de vivir porque nuestros padres tienen errores”.

Si un hijo(a) vive acusando o perdonando a sus padres, se está poniendo por encima de ellos y los pierde, además de perder su suerte y su felicidad.

 

¿Y a qué se refiere la tercera ley?

En un sistema existe una interacción que lo mantiene vivo y esto se da a través de un DAR y un TOMAR constantes que tiene como fondo el AMOR; pero ese dar y tomar entre padres e hijos es muy diferente al de una relación de pareja.

¿Cómo es el dar y el tomar entre padres e hijos?

El regalo más grande que hemos recibido es la vida misma a través de los padres, esto jamás se podrá compensar. Pretenderlo crea una dificultad, pues ningún hijo (a) tiene el poder de cambiar el destino de sus padres. Sólo se podrá aliviar esta deuda a través de lo que uno pueda dar a sus propios hijos (as) o a la comunidad haciendo algo útil y diferente con esa vida.

 

¿Y a nivel de la pareja?

La relación de pareja es una relación entre iguales. De allí que ambos DAN y ambos TOMAN. Si se mantiene un equilibrio en este intercambio, entonces la relación puede crecer.

 

Prof. Albis Amalia Rivas Yusty

albisrivas@hotmail.com

 

Mcs, mención Orientación para Padres (CIPPSV)

Terapeuta en Constelaciones Familiares (IBHV)

Directora del CENTRO DE ESTUDIOS Y CRECIMIENTO EN FAMILIA

Maracay/ Edo. Aragua/Venezuela

0416 7473107

 

¿Nos enferma la familia?

Toda enfermedad refleja el trastorno de un orden. Cada vez que excluimos algo de la conciencia perdemos el equilibrio de las fuerzas del alma porque incurrimos en una carencia. El síntoma denuncia una falta, tiene un propósito y sentido e instaura un nuevo equilibrio.

Bert Hellinger (Alemania, 1925), uno de los terapeutas más originales y creativos del mundo actual, investiga en su trabajo con "Constelaciones Familiares" las dinámicas que conducen a enfermedades graves e implicaciones trágicas en la familia y la red familiar de una generación a la siguiente.

Estas dinámicas son inconscientes:

 

I- El deseo de un hijo que quiere seguir a algún miembro muerto de la familia (hermano, padre, madre).

En este caso la enfermedad puede estar diciendo: "Te sigo" a la muerte, a la enfermedad, o a tu destino.

II- Cuando un hijo percibe que alguno de sus padres quiere marcharse o morir. En este caso la enfermedad puede estar diciendo: "Prefiero morir yo antes que tú" o "Prefiero marcharme yo antes que tú".

III- La expiación de una culpa personal o no. A veces se concibe como culpa aquello que se sustrae a toda influencia humana, como un hijo cuya madre muere al darle la vida.

Además existe la responsabilidad personal para con otra persona cuando alguien hizo algo grave. Frecuentemente se pretende reparar dañándose a sí mismo.

Detrás de estas dinámicas hay un profundo sentimiento de amor y lealtad que vincula el alma de la persona a su familia de origen. Pero este amor es ciego, tiene la creencia de que a través del propio sufrimiento y muerte redime mágicamente a otros miembros del sistema. Estas metas de amor infantil siguen existiendo en el adulto. La enfermedad le da a la persona la sensación de pertenencia, una sensación infantil de ser acogido en familia. También lleva implícito la arrogancia de que con mi enfermedad o muerte podría cambiar los destinos de otras personas, el amor en la familia tanto enferma como sana.

Muchas enfermedades tienen su origen en movimientos interrumpidos hacia los padres.

Hacer consciente donde se interrumpió este amor y sacar a la luz este amor ciego posibilita que se libere encontrando otra solución.

 

 

 

 El Centro de Estudios y Crecimiento en Familia

Te invita al taller de Constelaciones Familiares


DIA: Sábado 22 de Enero de 2011
HORA: de 9 AM a 2 PM
LUGAR: Calle Páez entre Sucre y 5 de Julio Edif. DON TOTO Piso 1
VALOR: 150 BF por persona. / 200 BF. Cancelando el mismo día del Taller
Para apartar el cupo primero debe llamar al 0416 7473107 y luego depositar en cualquiera de las siguientes cuentas bancarias a nombre de Albis Rivas:
 
Bco. Mercantil c/c 0105 0664 6316 6405 2658
Banesco c/ahorros 0134 0325 2432 5223 2140
(El dinero no es transferible ni reembolsable)
 
                        Prof. Albis Amalia Rivas Yusty

Terapeuta en Constelaciones Familiares egresada del  Instituto Bert Hellinger de Venezuela (IBHV)
Directora del Centro de Estudios y Crecimiento en Familia