¿Qué es un Psicopedagogo?

 

Es un colaborador eficiente en la tarea de rehabilitación de niños que presentan dificultades de aprendizaje, problemas emocionales y que están en colegios regulares o bien asisten a centros especializados en los cuales se entrega apoyo psicopedagógico. También atiende niños especiales y brinda orientación a padres.

 

¿Cuáles son las tareas del psicopedagogo?

Contribuye a la evaluación, diagnostico y elaboración del plan de tratamiento psicopedagógico, el cual comprende las etapas de diagnóstico, propuesta del plan de trabajo, evaluación y seguimiento del mismo. Colabora con el equipo profesional de diagnóstico y tratamiento; elabora material para las clases, lleva registros de los niños en tratamiento; contribuye a elaborar los informes de tratamiento; colabora bajo supervisión profesional en el tratamiento directo con niños.

 

¿Dónde trabaja el psicopedagogo?

En centros de tratamiento, en clínicas psicopedagógicas, en establecimientos de educación básica y media; en unidades de diagnóstico psicopedagógico y en todas las entidades públicas y privadas que requieren de expertos en rehabilitación y tratamiento de niños con dificultades del aprendizaje.

 

Condiciones personales que debe reunir un psicopedagogo:

  • Interés en la psicología y en la educación
  • Interés en el trabajo con niños que requieren ayuda psicopedagógica
  • Facilidad de comunicación

 

Ana Gabriela Maury

Psicopedagoga

 

Cómo ayudar a tu hijo con las tareas

1.- Demuestre interés por las tareas de su hijo. Pregúntele acerca de los trabajos que deben hacer. Hágale preguntas que el niño no pueda responder con una o dos palabras.

2.- Antes de hacer las tareas ayude a su hijo a organizar los materiales que va a necesitar.

3.- Establezca con su hijo un horario regular para hacer las tareas: esto ayuda a evitar la dilación.

4.- Elija para hacer las tareas un lugar especifico, con mucha luz, silencio y espacio para trabajar.

5.- Anime a su hijo a preguntar y buscar respuestas, dedicando el tiempo necesario para encontrar las correctas.

6.- Asegúrese de que su hijo respalda sus respuestas con hechos y evidencias.

7.- Practique y refuerce en el hogar las destrezas que le enseñan en la escuela

8.- Relacione las tareas con la vida diaria de su hijo. Por ejemplo: háblele de fracciones y medidas mientras preparan su comida favorita.

9.- De ejemplos: aproveche para leer un libro o para escribir una carta mientras su hijo estudia.

10.- Felicite a su hijo por sus progresos, tanto por los grandes como los pequeños.

 

“Recuerde que no es la cantidad de tiempo es la calidad de ese preciado tiempo que tu le dediques a tu querido hijo, en un futuro te lo agradecerá....”

 

Ana Gabriela Maury.

Psicopedagoga