¿Qué buscamos realmente para nuestros hijos?

El ser humano, desde que nace, está en una constante búsqueda. Lo primero que busca es salir del útero, respirar, amamantarse. Yo, lo definiría como un "buscador".

Un buscador es alguien que busca, no necesariamente alguien que quiere encontrar. Esto, simplemente, quiere decir que no todas las veces se sabe lo que se está buscando, pero su vida la hace una "búsqueda".

Muchas veces sentimos la tentación de descansar por un momento, pero rápidamente continuamos. Nosotros los padres pretendemos que nuestros hijos también tengan ese sentido irreal, muchas veces ilógicas: "Pero m'hijo, tienes que tener lo que yo no pude encontrar".

Es que realmente cuando hacemos el ejercicio de búsqueda, no buscamos apegados a nuestra voz vocacional, sino a lo que nos dice el sistema, o está de moda.

En la Escuela Técnica en donde imparto clases, contamos con los dos ciclos: El básico y el diversificado, y sólo hay dos alternativas (informática y electricidad) para los que culminen el básico. Pero, desdichadamente, casi siempre son los padres los que terminan decidiendo lo que va a estudiar el joven, sin importar la vocación de servicio que éste tenga. Y se escuchan frases como: "Usted se queda aquí estudiando, porque el colegio es bueno" "Aquí nunca se pierde clases" "Hay seguridad, es más, yo estudie aquí..." ¿Que busca ese padre? ¿Realmente le interesa el futuro de su representado o sigue arrastrando sus frustraciones, lo que él no pudo alcanzar?

Entonces vemos profesionales frustrados, porque estudiaron lo que no querían. Existe un alto índice de muchachos que se cambian de carrera por esta razón.

¿Le preguntó usted a su hijo qué es lo que busca?... Déjelo seguir su instinto de "buscador" y él encontrará lo que busca, ayúdelo a decidir, pero no decida por él, ni por el futuro o el destino que sólo él vivirá.

Prof. Jorge Luis Yaquer

Asesor familiar y pastoral