Familia es familia

Siempre digo con seguridad, que yo tuve una infancia feliz, yo creo que fue porque se me concedió mi mayor deseo: vivir con mi familia. Desde mis primeros años de vida, para mí esta palabra ha sido de vital importancia. Yo nací rodeado de mucha gente: mi papá, mi mamá, mis hermanos, mis abuelos, mis tíos, mis primos. De verdad que era una familia grande y a pesar de que no teníamos bienes de fortuna, mi gran tesoro era eso “mi familia”. No era una familia que uno pudiera decir ¡qué familia! Pero era la mía y yo estaba orgulloso de tenerla, era tanto el gusto de tenerla que llegué a temer que pudiera perderla en cualquier momento…cosas de niños y un punto para otra columna.

Y es que, realmente, la familia es muy importante para los niños, aún cuando ellos no se dan por enterados, como bien lo dice Mimí Lazo en su monólogo “No seré feliz…” “nuestros hijos no se han dado cuenta de lo que les hemos regalado durante todos estos años, una familia” y tengo la certeza de que esta institución está en franco deterioro precisamente por la poca importancia que nosotros los adultos le damos. ¿Por qué? Por egoístas, ambiciosos, desleales, sin cariño, desagradecidos, sin amor del bien, orgullosos, sin disposición a llegar a acuerdos y falta de autodominio, entre otras cosas que no hace rara esta situación de crisis en que vive “la base de la sociedad”.

La familia es el mejor ambiente para que un niño se desarrolle como un adulto sano y maduro, porque en ella logramos satisfacer muchas de nuestras necesidades básicas como la alimentación, el vestido, la protección, la educación, el entretenimiento el afecto y la seguridad.

Por alguna razón cuando Dios envió a su hijo Jesús a la tierra lo hizo en el marco de una familia, para él hubiera sido muy fácil enviarlo de una vez con treinta años de edad a cumplir su misión, total es el todopoderoso ¿para qué José y María? Tal como lo hiciera James Cameron en su película The Terminator. Recuerdo que cuando apareció el cyborg asesino, interpretado por Arnold Schwarzenegger, quien venía del futuro, llegó a la época actual a media noche en plena ciudad, desnudo, ya mayor y solitario, con una idea fija en su mente. Pero Jesús no es Terminator, ni James Cameron es Dios. Es en nombre de este personaje divino que debemos hacer todo lo posible por preservar la unión en la familia, un compromiso no sólo de los miembros que la integran, sino también de toda la sociedad. Este en el segundo gran objetivo de mi proyecto “Yo padre, yo niño”.

La reflexión para este día: vamos a regalarle a cada niño venezolano una familia y así tendremos en cada uno de ellos a un ser feliz.

“Sólo quien tienes hijos entiende que el deber de un padre no acaba jamás, que el amor de padre y madre no se cansa de entregar, que deseamos para ustedes lo que nunca hemos tenido, que a pesar de los problemas familia es familia… y cariño es cariño.” Rubén Blades (Amor y control)

 

Héctor Montero

 

yopadre@walla.com

Qué difícil es
Letra y música de Héctor Montero en honor a los padres
Carisma Kids - Qué difícil es.mp3
Archivo de audio MP3 4.5 MB
Una razón para vivir
Letra y música de Mario Carpio
En la voz de Carisma Kids
Carisma Kids - Una razón para vivir.mp3
Archivo de audio MP3 4.4 MB
Somos Carisma Kids
Letra y música de Héctor Montero
en la voz de Carisma Kids
Carisma kids - Somos Carisma Kids.mp3
Archivo de audio MP3 3.7 MB
Willard Coa con Carisma Kids
Willard Coa y su grupo Oro Negro en el programa de radio "El Club de Carisma Kids"
Willard tema uno.mp3
Archivo de audio MP3 4.4 MB