Disfrutar de la lectura

    Una de las cosas que podemos disfrutar con nuestros hijos es la lectura. No nos cuesta nada tomar un poco de nuestro tiempo, en la noche, cuando el niño se dispone a dormir y descansar de sus actividades diarias, agarrar un cuento y leérselo. Aparte de que él nos lo va a agradecer, porque lo tomamos en cuenta, lo realmente importante es que lo estamos acercando a la lectura. El niño comienza a interesarse por la literatura, se acerca al texto con curiosidad y placer y llega a la escuela primaria con deseos de aprender las letras, unirlas, formar palabras, escribir oraciones y comenzar a leer sus propias producciones.

    Cuando los niños pueden leer bien, aumenta su capacidad de aprender y de lograr un gran potencial que los ayudará a desarrollarse satisfactoriamente en el futuro. Pero cuando sucede lo contrario y los niños leen muy pobremente, se les cierran las puertas, lo mismo que las posibilidades, la escuela y el aprendizaje se vuelven más bien una carga. Como resultado, los niños que no saben leer bien, cuando sean adultos, van a sufrir. La investigación demuestra que existen condiciones bajo las cuales a los niños les llega a gustar la lectura, y dichas condiciones se deben aprovechar desde muy temprano. Hágalo, comience a experimentar los buenos momentos que nos puede brindar la lectura. Léale a su hijo los cuentos que a él le gustaría escuchar y tendrá mañana, quizás, a un gran escritor, y lo único que usted hizo fue disfrutar con su hijo.

 

 

Héctor Montero

 

yopadre@walla.com