El niño hospitalizado

Una de las experiencias más incómodas que yo he tenido en mi vida, es la de estar durante quince días en un hospital. A uno le cambia el mundo y no encuentra final para tanta incertidumbre. Realmente no fue por mi causa sino por mi hija, cosa que representaba para mí mayor sufrimiento. En esa estadía mis razones para sufrir no se limitaron a mi hija, también me inquietaba la presencia de otros niños, en su mayoría menores de trece años. En sus camas, donde veían pasar las horas, pensando quien sabe cuantas cosas, no hacían más que dormir y dar vueltas. Así podían pasar días, semanas y meses sin el contacto acostumbrado con sus compañeros de clases y con sus libros. Por supuesto que esto hace que sea más difícil para ellos soportar la situación. Hay enfermedades que obligan al paciente a permanecer durante mucho tiempo en el hospital y eso significa que puede perder un año de clases. Pero hace poco me di cuenta que yo no era el único a quien le llamaba la atención la condición de estos niños, pues me enteré de la existencia de una asociación que se encarga de promover la “Pedagogía Hospitalaria”, una nueva ciencia de la educación que se encuentra en constante desarrollo. La misma persigue evitar la deserción escolar, brindarle normalidad a la vida del niño hospitalizado y ofrecerle un espacio de expresión, distracción y aprendizaje que le ayude a tomar una actitud positiva frente a los procedimientos médicos y a las huellas que la misma enfermedad va dejando en él. Entre los derechos que tiene el niño al ingresar a un hospital podemos contar: el ser hospitalizado con otros niños, no ser objeto de investigaciones médicas sin consentimiento, estar el mayor tiempo acompañado de sus padres, recibir información de su enfermedad acorde a su edad, desarrollo mental, afectivo y psicológico, no ser sometido a experiencias farmacológicas y el derecho a proseguir su formación escolar, entre otros.

El Aula de los Sueños, es una Asociación Civil sin fines de lucro, fundada en marzo de 2007 gracias a la iniciativa de un grupo de docentes sensibilizados ante la realidad de la hospitalización infantil y las consecuencias de la misma a nivel educativo. Desde su conformación, esta Asociación persigue disminuir la exclusión escolar de cientos de niños que se encuentran atravesando problemas de salud a nivel nacional. La gestión de esta Asociación parte de la formación y el mejoramiento profesional, pues mientras mejor sea la formación de sus docentes, mayores beneficios obtendrán los niños en situación de hospitalización.

 

Héctor Montero